QUIENES SOMOS

El Centro Nacional del Voluntariado (CENAVOL) es la asociación civil sin fines de lucro que busca contribuir al desarrollo del país, a través de la integración del voluntariado nacional.

CENAVOL – Perú, es constituido, por voluntariados locales de reconocida trayectoria, luego de la exitosa experiencia de trabajo conjunto obtenida durante la celebración del Año Internacional de los Voluntarios, AIV Perú 2001.

CENAVOL – Perú, tiene entre sus fines, contribuir a la atención de la población en casos de desastres, habiendo tenido destacada participación en las campañas de solidaridad “El Perú se da la mano”, para los damnificados de Mesa Redonda y de la ola de frío que atacó a más de ocho departamentos del sur del país.

CENAVOL – Perú, promueve los esfuerzos en coalición entre sociedad civil y Estado como la manera de contribuir al desarrollo nacional.

OBJETIVOS

Promover la integración del voluntariado nacional. Alentar la formación de nuevas organizaciones de voluntarios. Contribuir al perfeccionamiento y desarrollo personal y profesional de los voluntarios del país. Estimular el intercambio de experiencias nacionales e internacionales. Sensibilizar a la sociedad y al estado acerca de los valores del voluntariado. Impactar en los espacios de decisión de gobierno a fin de que se establezcan políticas públicas que permitan una mejor calidad de vida en la población, sobre todo la más pobre.

CONSEJO DIRECTIVO

Presidente: Flor de María De Argumaniz de Costa
1er Vicepresidente: Oscar Bravo Castillo
2da Vicepresidente: Juanita Calvo Guerrero
Secretarlo: Alberto Cáceres Chacón
Pro Secretario: Luisa Sánchez-Ferrer de Ampuero
Tesorera: Martha Aramburu de Gálvez

RECONOCIMIENTO

Con la orden “Al Mérito por Servicios Distinguidos” en el grado de Gran Oficial, fueron reconocidos los voluntarios y voluntarias del Perú, en el salón Dorado de Palacio de Gobierno, el 6 de noviembre del año 2002.  La condecoración que el Presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo entregó a nuestra Presidenta Sra. Karla Hartinger de Prazak, es en representación de los cientos de voluntarios y voluntarias del País, que hacen más llevaderos los momentos de dolor y necesidad de quienes menos tienen y que además contribuyen con sus esfuerzos al desarrollo nacional.